Discriminación laboral y qué puedes hacer al respecto


Has obtenido una entrevista para un nuevo trabajo. Sales de la entrevista sintiéndote emocionado porque tienes todas las credenciales que esta nueva compañía está buscando. ¡La descripción del trabajo básicamente coincide con tu currículum! Lamentablemente, una semana después, recibes una carta del entrevistador en la que dice que cree que simplemente "no eres una buena opción para el trabajo".

Frustrado y confundido, buscar reunirte con el posible empleador para preguntarle sobre su decisión de rechazarte. Al acercarte a la oficina del empleador, la puerta se abre de golpe cuando una persona llena de alegría sale siendo el miembro más nuevo de la compañía. Tú lo felicitas, pero al hablar con el empleador descubres que el puesto que acaba de obtener ese individuo es el mismo para el que habías entrevistado una semana antes.

Como persona de color, comienzas a preguntarte por qué aparentemente no fuiste "una buena opción para el trabajo". Curiosamente, notaste que el nuevo empleado tiene un color de piel diferente y pertenece a la cultura dominante.

Esto también podría suceder mientras todavía estás empleado, esperando una promoción o aumento, o si tu empleador te ha despedido injustificadamente. Tu origen étnico (latino), raza o nacionalidad pudo haber sido el detonante en tu contra. También pudo haber sido tu religión, género o embarazo.

Sospechas que hay más factores que las simples credenciales que influyen en la decisión del empleador. ¿Pero qué puedes hacer?

Si un empleador ha discriminado en tu contra por razón de factores como tu raza, color u origen nacional, ha actuado de forma ilegal y tienes derecho a remediar esas prácticas. Tú estás protegido por las leyes federales y estatales contra las prácticas de empleo discriminatorias. Comprender las medidas de protección ya existentes puede ayudarte hacer valer tus derechos.

Ley Federal de Discriminación Laboral

Como mencioné anteriormente, tú estás protegido por las leyes federales y estatales cuando se trata de discriminación en el empleo. A nivel federal, existen muchas leyes que protegen a ciertas clases de personas de la discriminación en el empleo. Para una persona de color (latino), sin embargo, la ley federal más importante se llama "Título VII". Existen varias otras leyes federales que dependen de los hechos del caso.

El Título VII es una ley federal que protege a las personas contra la discriminación laboral basada en la raza, el color, el origen nacional, el sexo y la religión. Por lo tanto, un empleador no puede discriminarte simplemente por el color de tu piel o el lugar donde naciste. Si sientes que has sido discriminado basándose únicamente en tu color, raza u origen nacional, el empleador podría tener serios problemas legales por violar el Título VII.

Con todo, es importante comprender que estás protegido tanto a nivel federal como a nivel estatal cuando se trata de discriminación.

Ley Estatal contra la Discriminación Laboral

Además de las leyes federales ya discutidas, Minnesota cuenta con leyes estatales para proteger a las clases de personas contra la discriminación. La Ley de Derechos Humanos de Minnesota prohíbe que un empleador discrimine contra un empleado por su raza, color, credo, religión, origen nacional, sexo, estado civil, estado de recepción de asistencia pública (welfare), estado familiar, membresía o actividad en una comisión local, discapacidad, orientación sexual o edad.

Como puedes ver, la lista de clases protegidas es más larga según la Ley de DDHH de Minnesota que la del Título VII. Esto esencialmente significa que hay aún más formas en que estás protegido en el estado de Minnesota si sientes que has sido discriminado. Hay ciudades como St. Paul o Minneapolis que tienen incluso más protecciones para sus residentes.

No permitas que un empleador te discrimine en función de quién eres o cómo eliges identificarte. Si lo hacen, tú estás protegido por la ley de Minnesota y podrías demandarlos para recuperar los daños y perjuicios. También puedes comunicarte con el Departamento de Derechos Humanos de Minnesota (MDHR) para presentar una queja. Tener un abogado te ayudará a redactar tu queja para MDHR con una mayor probabilidad de éxito. Estadísticamente, las personas sin abogado ante la MDHR son menos exitosas con sus denuncias.

En general, las leyes federales y estatales te protegen de los empleadores que te discriminan por razón de color de piel o la forma en que te identificas. Si alguna vez te encuentras en una situación como la descrita anteriormente, ten en cuenta que el empleador puede estar actuando ilegalmente y, por lo tanto, sujeto a consecuencias legales.

Como siempre, debes consultar con un abogado antes de tomar cualquier acción legal para asegurarte de que tienes un reclamo viable antes de continuar con tu reclamo. No hay lugar para la discriminación en el lugar de trabajo, así que no te dejes ser víctima de un empleador prejuicioso.Type your paragraph here.

SM

Estamos donde tú estas.