Aprendiendo a contratar bien: Contratistas independientes vs. empleados

Ceiba Forte®.jpg

A medida que las nuevas tecnologías se inventan a diario, y los entornos de trabajo estándar se transforman de edificios de oficinas a oficinas en el hogar, o de trabajar para una sola empresa a trabajar para múltiples empleadores, están surgiendo diferentes tipos de empleo. Mientras que algunas industrias todavía requieren trabajos de 8 a 5 de escritorio con salarios y beneficios establecidos, áreas como la construcción, servicios de limpieza, revestimiento y techado (siding & roofing), permiten a los contratistas independientes (o trabajadores independientes) satisfacer las necesidades de las empresas en crecimiento.

Según el IRS, un contratista independiente se clasifica como un trabajador por cuenta propia que se encuentra "en un comercio, negocio o profesión independiente en el que ofrecen sus servicios al público en general".

En comparación, el IRS define a un empleado como "cualquier persona que realiza servicios para" un empleador. Los empleados suelen mantener una relación permanente en la que su trabajo refleja la empresa.

En lenguaje sencillo, un contratista independiente proporciona servicios a una empresa mientras está bajo contrato, en lugar de trabajar como miembro de la empresa con los salarios establecidos.

Ambos arreglos de trabajo tienen varios beneficios e inconvenientes que son necesarios para analizar al considerar las dos opciones.

Los contratistas independientes no se consideran empleados de las compañías a las que extienden sus servicios. Esto viene con su propio conjunto de libertades y restricciones únicas. Los contratistas reducen los costos indirectos para los empleadores al eliminar la necesidad de proporcionar beneficios y dejan obligaciones tales como impuestos de la renta federales, seguridad social, Medicare e impuestos de desempleo para que el contratista independiente se encargue de ellos.

Fuera de los beneficios administrativos, la contratación de contratistas independientes también permite a los empleadores ofrecer puestos a los trabajadores con horarios inusuales. Los contratistas independientes se benefician directamente de las opciones para trabajar de forma remota en una tarea/proyecto o con una supervisión mínima en el sitio del trabajo. Los contratistas independientes también tienen la capacidad de buscar otro empleo mientras están bajo contrato.

Los contratistas independientes deben proporcionar y usar sus propias herramientas, equipos y suministros.

Debido a las diferencias en los impuestos entre las diferentes modalidades de trabajo, puede haber consecuencias por declarar incorrectamente su clasificación tributaria o la de sus trabajadores. Las sanciones por clasificación errónea varían según si el error se cometió de manera involuntaria o fraudulenta. Así que tenga cuidado antes de clasificar, o ser clasificado como, un empleado o un contratista independiente.

Hay varios factores para determinar si alguien es un empleado o un contratista independiente. El mero hecho de que la empresa que contrata le dé al trabajador un formulario 1099 no lo hace a ese trabajador, solo sobre esa base, automáticamente como un contratista independiente.

Lo contrario también es cierto. El hecho de que la empresa contratante tenga al trabajador en una nómina o planilla W-2 no hace automáticamente que ese trabajador, solo sobre esa base, sea empleado de la empresa. Determinar la clasificación correcta depende mucho de los hechos y requiere una comprensión seria de la relación entre las partes.

Sin embargo, la diferencia general entre el trabajo contractual y el empleo estándar se reduce a un aspecto fundamental: el control. En la mayoría de las situaciones de empleo, el empleador determina la manera y los medios a través de los cuales se realizarán los servicios. Dependiendo del tipo de empleo, la parte empleada puede controlar cómo se realiza el trabajo con tal que se entreguen los resultados deseados. Las personas y las empresas deben evaluar el nivel de control necesario para finalizar las tareas necesarias para el éxito.

Las definiciones y pruebas varían; sus aplicaciones son a menudo complicadas. La jurisprudencia de Minnesota o la federal pueden ver la relación laboral de manera diferente a la Ley de Normas Laborales Justas. O la EEOC de la NLRB. En general, es importante que los empleadores y los trabajadores evalúen qué tipo de acuerdo de trabajo es el mejor para el éxito.