Es ilegal tomar represalias contra empleados

unnamed.jpg

Despida a un empleado por la razón equivocada, o en la situación equivocada, y el empleado podría alegar represalias y presentar una demanda.

Varias actividades de los empleados están prohibidas para tomar represalias, como despido o acción disciplinaria. Cualquier represalia por parte del empleador podría significar posibles problemas legales, como una demanda por despido injustificado.

Aquí hay tres áreas de conducta protegida de los empleados:

1) Expresar sus preocupaciones sobre problemas en el lugar de trabajo

Comprensiblemente, la mayoría de los empleadores quieren que sus empleados se sientan libres de expresar sus inquietudes en el lugar de trabajo. Plantear cuestiones relacionadas con la salud, la seguridad u otras violaciones legales es una acción protegida. Cuando la inquietud involucra a una persona con autoridad, el empleado está protegido ya sea que él/ella le diga a alguien dentro de la compañía o a una organización laboral externa.

Si una investigación demuestra que la queja se basó en el hecho, el empleador debe tomar medidas inmediatas para resolver la queja. Pero incluso si una queja se demuestra más tarde infundada, el empleado todavía está protegido por la ley. El empleador debe tener cuidado de lidiar con todas las repercusiones emocionales tanto del acusado como del acusador, asegurándose de que el acusador no experimente ninguna represalia.

Importante: la queja o denuncia del empleado al empleador debe ser un reporte calificado. Es mejor que sea por escrito a un supervisor, director o gerente. Quejarse o denunciar oralmente a un compañero/a usualmente no basta.

2) Haciendo ciertas elecciones en sus vidas personales

La información sobre las decisiones que toma un empleado con respecto a su vidas personal generalmente no se puede usar en su contra. Por ejemplo, si un empleado comparte que a menudo bebe alcohol durante su tiempo libre, esta información está protegida. Otras acciones que podrían considerarse protegidas incluyen tomarse un tiempo libre para atender a un familiar enfermo, o cobrar la Compensación a los Trabajadores debido a un accidente en el trabajo en un trabajo anterior.

3) Cooperando con las investigaciones

Las quejas sobre un empleador pueden llevar a investigaciones, y con frecuencia a los empleados se les pide que participen en los procedimientos. Ya sea que la investigación se lleve a cabo interna o externamente, los solicitantes de cooperación están protegidos contra las represalias del empleador. Tales procedimientos generalmente implican responder preguntas, presentar declaraciones u ofrecer evidencia. Si una investigación lleva a un juicio, el empleado podría ser llamado como testigo. Cualquier represalia derivada de la cooperación con tal investigación sería ilegal.

Después de que un empleado haya participado en cualquiera de las actividades protegidas mencionadas anteriormente, un empleador debe hacer un esfuerzo para proteger al empleado de las represalias. Las acciones de represalia obvias incluyen despedir o degradar a un empleado. Sin embargo, otras acciones, como reducir los beneficios, transferir al empleado, cambiar sus horas de trabajo o evaluaciones de trabajo negativas, también podrían considerarse formas de represalia.

Por supuesto, hay situaciones en las que un empleado que participa en una de las actividades protegidas descritas anteriormente puede requerir disciplina para una acción posterior y no relacionada. El empleador debe asegurarse de que no haya conexión entre la acción disciplinaria y la acción protegida. Tome acción inmediatamente cualquier mala conducta. Siga estrictamente las políticas del lugar de trabajo en todas las acciones disciplinarias.

Cinco consejos para reducir riesgos

Puede reducir el potencial de acciones de despidos ilegales de la siguiente manera:

  • Asegurarse de que las políticas de empleo especifiquen los procedimientos de queja y las prohibiciones de represalias.

  • Mantener a los empleados al tanto de los procedimientos de quejas.

  • Capacitación a supervisores sobre políticas contra las represalias.

  • Comunicación continua con los empleados que han participado en actividades protegidas.

  • Mantener cuentas escritas completas de cualquier actividad protegida en la que se haya involucrado a cualquier empleado.

Este artículo fue escrito en inglés por el abogado Aaron Hall, quien concedió a Ceiba Fôrte Law Firm® licencia perpetua para el uso de este y otros artículos semejantes. El abogado Hall no trabaja ni representa a Ceiba Fôrte. Puede aprender más sobre el abogado Hall aquí: https://aaronhall.com



Karla AlarconComment