Represalias por quejas o denuncias en el trabajo

Los patronos deben tener cuidado de evitar tomar medidas de empleo adversas contra cualquier empleado que se queje por discriminación o por cualquier otra infracción de la ley relacionada con el lugar de trabajo.

La ley de Minnesota protege a dichos empleados al garantizar que si “suenan el silbato” de actos ilegales o ejercen sus derechos no les costará su trabajo ni les dificultará su entorno laboral. Los ejemplos de tales empleados protegidos incluyen aquellos que se quejan de cualquier forma de discriminación o violación de OSHA, o aquellos que presentan reclamos de compensación a los trabajadores, piden ver sus archivos de personal o ejercen su derecho a tomar un permiso parental. Los informes relacionados con la creencia de buena fe del empleado sobre una conducta ilegal se pueden hacer acerca de cualquier ley, no sólo de las leyes que reflejan alguna política pública importante. Los informes se pueden hacer internamente a la gerencia o externamente a algún funcionario del gobierno. Además, la Ley Sarbanes-Oxley es una ley federal que prohíbe a las empresas públicas tomar represalias o discriminar a los empleados que brindan información, asisten en investigaciones, presentan, testifican o participan en procedimientos relacionados con los asuntos financieros de la empresa.

La prohibición de represalias no significa que un patrono nunca puede disciplinar a un empleado que se queja o ejercer ciertos derechos legales. Más bien, la disciplina puede no ser el resultado de la queja. La acción adversa tomada después de una queja, particularmente cuando no hay un registro de acción disciplinaria antes de la queja, parecerá una represalia.

Los patronos deben alertar al personal de supervisión del estado protegido de estos empleados para que no sean objeto de hostigamiento, degradación, disciplina u otras formas de represalia como resultado de sus quejas o del ejercicio de sus derechos.

Una decisión emitida por la Corte Suprema de los EE. UU. amplía significativamente el alcance de las posibles reclamaciones de represalia y, al hacerlo, subraya la importancia para los patronos de garantizar que cuentan con procedimientos adecuados para prevenir represalias contra los empleados que se quejan de discriminación. La Corte determinó que La ley federal contra la discriminación no se limita a los daños relacionados con el empleo o que ocurren en el lugar de trabajo. En una desviación de los fallos anteriores, el Tribunal declaró que los eventos que ocurren fuera del lugar de trabajo pueden respaldar una reclamación por represalia ilegal. Según esta decisión, una persona debe demostrar que la acción del patrono habría sido "adversa a un empleado o solicitante razonable". Para satisfacer este requisito, un empleado que se queja debe demostrar que el supuesto acto de represalia "bien podría disuadir a un trabajador razonable" de hacer o apoyar un cargo de discriminación ".

Las represalias son una violación por separado en la mayoría de las leyes. Por ejemplo, si un empleado se queja de acoso sexual y, como resultado, es degradado o sometido a una acción laboral adversa, incluso si no hay validez en la reclamación de acoso sexual, el empleado puede tener una reclamación accionable por represalia.

Los patronos también deben tener en cuenta que la ley protege a los empleados que, de buena fe, alegan que han sido objeto de discriminación, acoso o alguna otra acción ilegal. Es ilegal tomar represalias contra tales individuos a través de la terminación, degradación o asignación de deberes laborales indeseables debido a sus quejas o denuncias. Las disposiciones contra las represalias de la ley federal también protegen a los antiguos empleados de una empresa. Por lo tanto, está prohibido proporcionar una referencia negativa o interferir de otra manera con los intentos de los antiguos empleados de encontrar otro empleo porque anteriormente hicieron alegaciones de una práctica laboral ilegal.

Este artículo fue escrito en inglés por el abogado Aaron Hall, quien concedió a Ceiba Fôrte Law Firm® licencia perpetua para el uso de este y otros artículos semejantes. El abogado Hall no trabaja ni representa a Ceiba Fôrte. Puede aprender más sobre el abogado Hall aquí: https://aaronhall.com

Karla AlarconComentario